¿Sabes cómo complementar tu renta para solicitar un crédito hipotecario?

¿Sabes cómo complementar tu renta para solicitar un crédito hipotecario?
2022-10-25

¡Te lo explicamos!

Una de las principales barreras para avanzar en la solicitud de un Crédito Hipotecario es cumplir con el requerimiento de renta mínima, el cuál se calcula en función del monto de financiamiento que estás solicitando.

Existe un mecanismo que te puede ayudar a superar esta barrera llamado “codeudor hipotecario” o “codeudor solidario”, y consiste en la posibilidad de complementar tu renta con otra persona.

En términos simples, si la institución financiera te está solicitando una renta líquida de $1.200.000 para entregarte un Crédito Hipotecario, y tu ganas $800.000, si complementas tu renta con otra persona que gana $400.000 (la diferencia para llegar al monto requerido), entonces podrás acceder al crédito en cuestión.

El “codeudor hipotecario” es un mecanismo que actualmente es poco conocido, sin embargo en los últimos meses, dado el contexto económico actual, ha visto un auge en su uso. Lo anterior, dado que esta modalidad de compra no solo te permite superar la barrera del requerimiento de renta mínima, sino que también te permite acceder a comprar propiedades de mayor valor.

¿Qué debo tener en cuenta para elegir un codeudor?

La ley no señala que deba existir un vínculo entre las personas que complementen renta. Cualquiera que cumpla los requisitos exigidos por la institución hipotecaria puede complementar su renta con otro.

Pueden complementar renta los cónyuges, parejas, hijos con padres, o amigos. Sin embargo, cada institución financiera puede contar con políticas adicionales que restrinjan los tipos de lazos permitidos, por lo que te recomendamos consultar con cada institución. Adicionalmente, es importante que exista una relación de confianza y duradera con el codeudor, ya que, el otorgamiento del crédito crea una especie de sociedad civil entre las partes en lo que respecta al bien.

Por otro lado, ambas personas deben acordar la distribución de porcentaje de propiedad sobre el bien que se está adquiriendo, que puede ser en función de la proporción de los montos aportados u otro criterio que se haya acordado al momento de gestionar el crédito, por ejemplo 50%-50% o el 100% para una de las partes.

Ahora que sabes más sobre esta modalidad de compra de una propiedad, te invitamos a revisar las propiedades disponibles en nuestro portal.

¡Cotiza y compara tu mejor opción!