Artículo: Cocina abierta: 7 claves para apostar por el Open Concept

/blog/Inspiracion
2018-11-15

1. La zona común debe adaptarse a la cocina y no al revés. Desde el momento en que estás pensando en abrir la cocina al resto de la casa, debes implicar al profesional que te va a instalar la cocina. Tienes que ser consciente de que puedes tener una idea sobre cómo quieres tu cocina, pero luego, hay factores como las tomas de agua y electricidad o las ventilaciones, determinan la distribución y el diseño.

2. Piensa bien la estética. La cocina es una de las partes que más cuesta proyectar en una casa. Y además, sus muebles y electrodomésticos tienen que dar un buen resultado, sobre todo, en las casas en las que más se cocina. Para las cocinas abiertas, los fabricantes de AMC recomiendan utilizar muebles de líneas puras y materiales naturales que sean fácilmente integrables en el entorno que lo rodea.

3. Cocinas en las que el minimalismo debe ser el protagonista, junto a islas, mesas y sillas singulares para dar un toque de originalidad a la estancia a la par que se evita que haya una ruptura entre cocina y salón dando una continuidad estética.

4. Piensa en tus hábitos de vida. Es decir, después de cocinar, ¿tienes tiempo de recoger la cocina? Si estás pensando en abrir la cocina, debes tener en cuenta que estará a la vista de todos. Así que si eres una persona perezosa o no demasiada ordenada, quizás tener una cocina abierta no es una idea demasiado buena. Para solucionar este problema de orden (o de desorden), además de estructurar un buen sistema de almacenaje, siempre puedes poner una puerta corredera que puedes abrir o cerrar al gusto.

5. La estética, fundamental. Al tener una cocina vista, hay que cuidar hasta el más mínimo detalle. Y para minimizar el impacto visual de los distintos elementos de tu cocina, puedes situar los muebles menos estéticos en las zonas más ocultas, exponer los más atractivos, panelar los electrodomésticos.

6. El problema del olor a cocina en toda la casa. Si tienes una cocina abierta, es muy probable que en determinados momentos (salvo si eres del grupo de personas que nunca cocina), los aromas invadan el salón. Para intentar evitarlo, o al menos minimizarlo, es fundamental contar con una campana extractora potente para controlar olores, humos y humedad. En este sentido, es importante que la campana cubra, como mínimo, el ancho de la placa, y que se sitúe a unos 47-55 centímetros de altura.

7. Eficiencia, silencio y orden. Estas tres normas garantizan el éxito de cualquier cocina abierta. Los electrodomésticos deben ser de última generación y contar con la máxima eficiencia energética con el fin de que la cocina sea un espacio sostenible y económico. Además, al compartir espacio con el salón y con la zona de estar, es imprescindible que los electrodomésticos sean silenciosos para garantizar el confort en tu día a día.

 

Fuente: decoracion.com